Un sueño hecho Realidad es ver la alegría de los niños al ir a su escuela a jugar y aprender, y que sus padres estén orgullosos de la educación que sus hijos están recibiendo